EME revista / editorial

IMG_9553-01

IMG_9518IMG_9512IMG_9513

 Algunos títulos:

Sacco y Vanzetti. Dramaturgia sumaria de documentos sobre el caso – Mauricio Kartun / Campus. Silvio Mattoni / Lisiana – Carlos Ríos (editado junto a Bajo la luna) / En saco roto Carlos Ríos (editado junto a Bajo la luna) / Cuaderno de campo – Carlos Ríos (editado junto a Bajo la luna) / Mar AzulPaloma Vidal (editado junto a Bajo la luna) / Leche MerengadaPaula Tomassoni / Un pasado para La Plata – Daniel Badenes / Parte de guerra – Mariano Dubin 

Último número de la revista

965359_621879451209289_992974181_o

Facebook: Estructura Mental

eme

ESTRUCTURA MENTAL A LAS ESTRELLAS

Una revista que indaga tanto sobre las manifestaciones artísticas actuales como en las representaciones de lo cultural, que nos fueron legando los personajes y obras que conforman nuestra historicidad.

Estructura Mental a las Estrellas es una revista atravesada especialmente por las turbulencias e interrogantes de la cultura nacional. Hasta el momento ha editado cuatro números.
El primer número ganó la calle en diciembre de 2009, y fue promocional de un festival de rock alternativo realizado por las mismas personas que hoy la dirigen. La revista, que en aquel momento fue pensada como un complemento informativo más en el plan de comunicación del evento, se constituyó inmediatamente, incluso antes de editarse, en un apuesta independiente, con búsquedas y objetivos diferentes. El primer número generó inquietudes por la investigación que superaron el carácter instrumental, y al mismo tiempo nos generó un desafío que creemos inherente al periodismo cultural; cómo trabajar sobre una doble dirección en el mensaje que se quiere transmitir, en la investigación que aunque trabaja sobre lo fáctico, las huellas y las anécdotas, sentimos, debe dar cuenta de cuál es la fuerza integradora que subyace a ese material de trabajo. Entonces, esa doble orientación se trata de que toda producción escrita pueda por un lado, aportar algo nuevo a quien ya conoce la historia, el artista, el disco, el libro, y sea accesible y revelador a quien desconoce el tema y se acerca a él por primera vez.
Es así que en octubre de 2010 y luego de largos meses de trabajo e inconvenientes para materializar el proyecto por los costos de impresión, logramos editar el segundo número. En él pudimos dar cuenta de los progresos de la revista, que no solo logró conformar un grupo cada vez mayor de personas involucradas y comprometidas con el proyecto, sino que también pudo ampliar su área geográfica de distribución y venta.
Sin embargo, fueron el tercer y cuarto número de la revista los que hicieron de punta de lanza para pensar un proyecto de crítica cultural. “Así como se puede hacer una historia de la cultura, se puede decir que esa historia está hecha por los desafíos que una cultura dio a su época, los desbordes que le impuso. Si hay una idea que no queremos negociar es esa: la de una cronología determinada. La disputa tiene que darse para vehiculizar sensibilidades que no encuentran otro lenguaje”. Ese fragmento de la editorial (Noviembre 2012. N|4), condensa las próximas apuestas. Podría decirse que ese cuarto número de Estructura Mental a las Estrellas sube a escena, de modo aún más paradigmático que el anterior, aristas de la tradición cultural argentina; para volver sobre sus propios límites, para despuntar potencias que sedimentaron en silencio, para reavivar el debate, para jugar entre lo conocido y lo nuevo – evitando la histeria de la novedad, en fin, para no cansarnos de interrogar.
Y por eso el quinto número plantea un objetivo: la intervención crítica. La relación entre historia, violencia, arte y cultura nos convoca a volver sobre una vieja cuestión: el Oeste de la provincia de Buenos Aires, esa extensa y rectísima línea, nada natural, que guarda las latencias de un comienzo turbio. Más de doce artículos que escriben el modo en que ese espacio convive con la literatura – la obra de Manuel Puig, la ciudad de Villegas, y el movimiento Puig en acción; el cielo de Pringles, pasaje obligado para las comitivas que avanzaban lentamente hacia la conquista de tierras desérticas, y estación de Aira y Carrera; las fastidiosas escuelas del interior que tanto aburrían a Cortázar; la figura revisitada de Almafuerte –, cómo convive ese espacio con la dureza de la historia: mataderos, museos de la campaña al desierto, ciudades tapadas por el agua, extraños monumentos en el medio de la pampa más llana y apremiante, historias de rebeldes y rebelados, de resistencias insospechables. Todo esto, sólo la nota de tapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s